COMUNICADO OFICIAL DEL CLUB BALONCESTO ALHAMA

El Club Baloncesto Alhama con este comunicado tiene la intención de explicar y aclarar lo sucedido en el partido que disputó ayer el equipo Cadete Masculino ante el Club Baloncesto Lumbreras para manifestar nuestra postura ante los hechos con la mayor objetividad.

Como es tradicional en la mayoría de partidos que se juegan en casa y sobre todo en los partidos más interesantes, el Pabellón Municipal presentaba un aspecto envidiable en la grada, pues hubo una entrada de aproximadamente 250 personas que asistieron a animar al equipo local junto a un pequeño grupo de seguidores del equipo visitante. En la grada hubo una rivalidad mayormente de contestación entre unos y otros aficionados al uso que ambos hacían de pitos, bocinas y tambores (la mayoría de la afición local que participó en este “juego” eran grupos de adolescentes de 14 a 15 años, y la gran mayoría ni si quiera miembros del club). Este “pique” no fue más allá, pero desde el principio del partido el entrenador del equipo de Puerto Lumbreras, Jose David Millán, parecía mostrarse nervioso y preocupado más por la grada que por el partido, llegando a contestar con gestos y palabras a la afición desde su banquillo. Tras unos momentos finales de lo más ajustados y bonitos de ver por lo apretado del marcador, y con todos los asistentes con los nervios a flor de piel, la victoria por 54-52 caía del lado alhameño.

Es aquí cuando se produce un incidente verdaderamente vergonzoso, pues un jugador local levanta los brazos en señal de victoria desde su banquillo y el entrenador visitante al verlo no puede controlar sus nervios e impotencia y se dirige rápidamente a por el jugador AGARRÁNDOLO, ENCARÁNDOSE Y EMPUJÁNDOLO ALTERADO y teniendo que ser sujetado y separado por sus propios jugadores y entrando a pista el padre del jugador agredido con el ÚNICO FIN DE EVITAR que continuase este acto. Al instante, el padre abandona la pista y tras los lamentables hechos parecía que todo quedaba ahí (aunque también bajó a la pista una madre del equipo visitante bastante alterada), es entonces cuando en vez de retirarse a los vestuarios el equipo del CB Lumbreras se dirige a la grada despidiéndose de ésta con aire de provocación e incitación a la afición local que en respuesta contesta con abucheos y gritos pero sin llegar a más. Tanto jugadores como aficionados abandonan pista y gradas y no ocurren más incidentes.

Comentar también que tras llamar a la policía el entrenador visitante, se personan allí dos agentes de Policía Local que no tienen que actuar en ningún momento ni tan si quiera tomar cartas en el asunto, pues como viene siendo habitual al terminar el partido los aficionados más conocidos y familiares esperan en la recepción del pabellón a los jugadores locales para felicitarlos y NO TIENEN INTENCIÓN ALGUNA de increpar o recriminar nada a ningún miembro del equipo visitante.

Este comunicado tiene la finalidad de mostrar lo ocurrido, pues creemos que tanto en las cuentas de Twitter, tanto personal del entrenador como del CB Lumbreras solo se pretende mostrar una parte de los hechos y con intención de dañar la imagen del Club Baloncesto Alhama y su afición, que consideramos (al igual que otros clubes que han venido a jugar aquí) que es la más numerosa y ejemplar del baloncesto amateur de la Región de Murcia, y no con ello queremos excusar si ayer ocurrió algo que no fue del agrado del equipo visitante, mostrando por ello nuestras disculpas y decepcionados por los hechos que empañaron una tarde de baloncesto que podría haber acabado de otra forma más correcta. Seguiremos trabajando para mantener a nuestra gran afición y concienciar aún más si cabe a cualquier espectador que asista a disfrutar del BALONCESTO de nuestra localidad de que el objetivo principal es y debe ser siempre el de limitarse a animar a su equipo.

Un saludo y esperemos que haya quedado claro lo sucedido. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.